Estudios


La Resurrección de Cristo


La Resurrección es una verdad fundamental del cristianismo. Cristo verdaderamente resucitó por el poder de Dios. No se trata de un cuerpo revivido como el de Lázaro, ni alucinaciones por parte de los Apóstoles. Cuando decimos que "Cristo vive," no estamos usando una manera de hablar para decir que vive solo en nuestro recuerdo. La cruz, muerte y resurrección de Cristo son hechos históricos que estremecieron el mundo de su época y transformaron la historia de la humanidad. Cristo vive para siempre con el mismo cuerpo con que murió, pero este ha sido transformado y glorificado.

Siendo la máxima obra de Dios, la Resurrección de su Hijo, no tuvo testigos. Sin embargo sí se puede comprobar porque existen evidencias de ello. Cristo resucitado es la primicia de los frutos de la nueva creación. Con su maravillosa muerte en la cruz, Él ha abierto las puertas para que nuestros cuerpos también puedan ser resucitados. Por eso, todos los que hemos nacido de nuevo, no solo creemos en la resurrección de Jesús sino también en la resurrección de todos los hombres (1 Cor. 15:21-22). Nadie, hasta nuestros tiempos, puede comprenderlo en su totalidad, pero si sabemos que nuestra resurrección será como el cuerpo resucitado de Cristo. Similar en algunos aspectos a nuestros cuerpos en su forma actual, pero, para los redimidos, un cuerpo transformado y glorificado.

"Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es (I Juan 3:2).

-Sol Rivera
Comments